Las históricas manifestaciones de 2006: rescatando la memoria

Hace 11 años presenciamos un fenómeno sin precedente en la historia de Estados Unidos (EU): un movimiento de millones de personas —en su mayoría mexicanos, pero también, asiáticos, árabes, afroamericanos, anglosajones, centroamericanos, colombianos, ecuatorianos, dominicanos, haitianos y de muchas nacionalidades más— que surgió del rechazo a una propuesta de ley anti migrante (del congresista republicano por Wisconsin Jim Sensenbrenner), que pronto adquirió el objetivo de defender la dignidad de los migrantes como trabajadores, estudiantes, consumidores y, sobre todo, como seres humanos que forman parte inseparable de este país.

Los integrantes del movimiento se expresaron de varias formas. Mucha gente recuerda las marchas multitudinarias que hubo en ciudades grandes como Chicago, Los Ángeles y Nueva York. Y con razón. Los números de participantes sorprendieron incluso a los organizadores. En Chicago marcharon 300 mil personas el 10 de marzo y 750 mil el primero de mayo. En Los Ángeles se manifestaron 500 mil individuos el 25 de marzo, y 700 mil el primero de mayo. Medio millón marchó en Dallas, al igual que en Washington, y en Phoenix y Nueva York acudieron, respectivamente, 300 mil y 150 mil personas a las manifestaciones. Éstas fueron movilizaciones contundentes que dejaron huella en la historia.

Sin embargo, otras acciones que ocurrieron ese mismo año han pasado inadvertidas. ¿Quién habla, por ejemplo, de la protesta que se llevó a cabo el 14 de febrero, Día del Amor y la Amistad? Animados por un llamado que se difundió por internet, cientos de trabajadores migrantes en el estado de Delaware salieron de las plantas procesadoras de pollo y abordaron autobuses para ir a manifestarse en las ciudades de Georgetown (Distrito de Columbia) y Filadelfia (Pensilvania) con varios miles de personas más. En uno de los días más importantes del año para los negocios y los restaurantes, los trabajadores dejaron las cocinas vacías.

¿Quién piensa en Dodge City, Kansas, donde el 10 de abril marcharon 2 mil migrantes a la oficina del senador republicano Pat Roberts? Debido a la manifestación, la procesadora de carnes del área, que opera Cargill Meat Solutions, se quedó sin trabajadores y tuvo que cerrar sus puertas ese día. La misma historia se repitió en todas las procesadoras de res de la zona. En Garden City, Kansas, marcharon unas 4 mil personas, más de 10 por ciento de la población. Otros 5 mil individuos cruzaron el Río Misisipi en su marcha de South Sioux City, en Nebraska, a Sioux City en el estado vecino de Iowa.

¿Quién se acuerda de los estudiantes que salieron de sus clases para defender sus propios derechos y los de sus familias? En Providence, capital del pequeño estado de Rhode Island, hasta 40 por ciento de los estudiantes de la ciudad faltó a clases para salir a las calles a protestar el primero de mayo. En el distrito escolar unificado de Coachella, en el área de Palm Springs, California, 64 por ciento de los estudiantes salió de sus clases ese día con el mismo propósito. Miles de estudiantes se movilizaron en Los Ángeles, Dallas y El Paso, además de otras ciudades de Texas y California, el distrito capitalino de Washington y muchos lugares más. Las protestas no sólo se llevaron a cabo el primero de mayo, sino también en varias fechas durante marzo y abril de ese año.

En todos los rincones de EU hay historias así, pero no todas se han recopilado. Un grupo de académicos creamos una base de datos con 384 protestas que ocurrieron entre el 14 de febrero y el primero de mayo de 2006, con número total de participantes cercano a 6 millones. Esta aproximación es conservadora, pues creemos que aún faltan muchos datos más.

El mayor número de protestas ocurrió en días hábiles. Las movilizaciones nacionales del 10 de abril y el primero de mayo cayeron en lunes. Los migrantes salieron de sus trabajos y escuelas en más de una ocasión —en marzo, abril y el primero de mayo— para demostrar su fuerza. El coraje y la urgencia fueron tales, que a la gente estuvo dispuesta a hacer sacrificios para protestar. Interrumpir el trabajo y la escuela fueron maneras de insistir: ¡No soy una tuerca más en la máquina, sino un ser humano completo con sueños y esperanzas para el futuro!

¿Qué pasó al final? ¿Qué se ganó? De hecho, las protestas de ese entonces lograron frenar una propuesta nefasta del Congreso, muy parecida a los castigos anti migrantes que emanan hoy de Washington. Si bien parece que el movimiento de 2006 ha perdido fuerza en los últimos años, sus verdaderos logros aún están por descubrirse.

Un paso importante en este proceso es el rescate de la memoria histórica. Cada participante tiene una historia que contar: ¿Participaste? ¿Qué recuerdas de la experiencia? ¿Tienes fotos? ¿Memorias? ¿Creaste amistades? ¿Crees que las movilizaciones de 2006 te cambiaron de alguna forma? ¿Te animarías a movilizarte de nuevo, en el 2017, para defender la dignidad?

By | 2017-04-29T23:49:25+00:00 February 28th, 2017|Categories: Uncategorized|Comments Off on Las históricas manifestaciones de 2006: rescatando la memoria

About the Author:

Jane Guskin
Radica en Nueva York donde es escritora y activista pro derechos de los migrantes. Es coautora del libro The Politics of Immigration: Questions and Answers, acerca de migración, publicado originalmente en 2007. La editorial neoyorquina Monthly Review Press publicará una edición ampliada de este libro en mayo de 2017.