La pregunta más difícil de hacer desde las elecciones del 2016

Elvira R. Daza Hernandez

Aunque la pregunta más frecuente después de las elecciones del noviembre pasado es ¿Qué hago si me detiene migración?, la pregunta más difícil de hacer es  ¿Qué va a pasar con mis hijos si es que soy detenido/a o deportado/a? 

La pregunta, aunque obvia después de aceptar la posibilidad de ser detenido y/o deportado, no es fácil de hacer, pero muchos padres en los Estados Unidos tienen razones fundadas para hacerla.  Según un reporte de la agencia informativa Colorlines, en el 2011, al menos 5,100 niños cuyos padres habían sido deportados o detenidos, habían sido puestos bajo el cuidado de padres sustitutos en los Estados Unidos. 

En el 2016, después de un periodo tenso de campaña política presidencial donde uno de los candidatos ala presidencia expreso sentimientos negativos hacia los inmigrantes, y posteriormente cuando este candidato gano las elecciones presidenciales, la comunidad de inmigrantes en Sacramento, California, mostró su temor ante posibles detenciones y deportaciones y estaba dispuesta a empezar a prepararse ante una posibles deportaciones de uno o ambos padres de una familia y, la incertidumbre de dejar a sus hijos sin protección.  Las organizaciones locales de defensores de inmigrantes y las que proveen servicios legales de inmigración a los inmigrantes, empezaron a recibir un alto número de peticiones para hacer eventos informativos  y para proveer más consultas legales para explorar las posibilidades de los individuos para inmigrar a este país.  La preocupación primordial de la comunidad era ¿Qué puedo hacer para mis hijos no terminen en el sistema de ‘foster care’?

La respuesta puede incluir una lista de recomendaciones, tales como, prepare ahorita documentos que autoricen a una persona para que cuide de sus hijos en su ausencia, etc.  Sin embargo, algo que también ayudaría a evitar que sus hijos terminaran en el foster care es, una vez que usted es arrestado, no deje de pedir que le dejen estar en contacto con sus hijos y no deje de estar en contacto con sus hijos. -el contacto puede ser por teléfono o por cartas, de lo contrario puede considerarse que abandono a sus hijos. Esto último podría tener consecuencias negativas para que usted pueda retener a sus hijos con usted.

Es importante también que, en cuanto sea arrestado, mencione a los agentes que lo hayan detenido que usted tiene hijos y que necesita hacer una llamada para asegurarse que habrá alguien que cuide a sus hijos.  Es importante también que mencione si hay un caso de divorcio o custodia pendiente, o si hay una orden de visita con sus hijos que usted necesita cumplir. Lo más importante es que no deje de mostrar su interés de que necesita estar seguro que sus hijos estén bien cuidados. Si después de haber hecho esfuerzos de estar en contacto con sus hijos o para reunirse con sus hijos, usted no está satisfecho con las respuesta que le han dado, usted puede llamar a la línea de Ayuda para la Comunidad y el Detenido de ICE, 1-888-351-4024. Sus familiares también pueden llamar a la línea.

Finalmente, aunque sus hijos hayan nacido en los Estados Unidos, usted debe considerar registrarlos en el consulado Mexicano más cercano para que estos obtengan la nacionalidad Mexicana y estos puedan ser protegidos por el gobierno de México también. El menor no puede disfrutar de los derechos concedidos por las leyes mexicanas sino hasta que el menor adquiere la nacionalidad mexicana, como lo menciono Rodrigo Báez, Cónsul de Protección de Consulado de Sacramento, vía email. De acuerdo al Cónsul Rodrigo Báez, los 50 consulados Mexicanos en este país tienen acuerdos de colaboración con las oficinas del CPS para beneficio de los menores mexicanos y sus padres. Contactar a su consulado también sería buena idea. 

Si usted quiere preparar documentos y firmar documentos dejando ordenes de quien y como cuidar de sus hijos en caso de que usted sea detenido por autoridades de inmigración, usted debe acudir a un abogado que conozca de leyes de familia. NO utilice formatos que encuentre en el Internet o que le sean proporcionados por consultantes o notarios, ya que estos últimos no tienen el conocimiento de la ley que regula las relaciones entre padres e hijos. El alto costo de acudir a una persona calificada puede compensarse con haber tomado una buena decisión respecto a sus hijos.

* Elvira emigro a esta país hace 14 años, ha colaborado con organizaciones sindicales y proveedoras de servicios legales. Actualmente trabaja para una organización proveedora de servicios legales de inmigración. Este artículo es a título personal y no representa la opinión de la organización para la que trabaja.

By | 2017-06-07T00:05:26+00:00 June 6th, 2017|Categories: Uncategorized|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment