El papel de la mujer migrante

La relación bilateral entre México y Estados Unidos (EU) históricamente se ha percibido como unilateral y de sumisión de parte de nuestro país al vecino del norte.

En la década de los 90 del siglo pasado, la relación comercial se acrecentó por la firma del Tratado de Libre Comercio, que muchos han catalogado también de conveniente para EU pero inconveniente para los mexicanos, aunque el actual presidente del país norteño diga lo contrario.

La realidad es que, considerando la globalización en todos los sentidos y las nuevas formas de relacionarse entre los países y los individuos, podemos darnos cuenta que, efectivamente, existe una relación bilateral en donde ambas naciones tenemos necesidades económicas, políticas y sociales similares, y que es nuestra situación geográfica el principal de estos factores en los que convergen la mayoría de los problemas y de las soluciones de esta relación.

Muchos temas comerciales han sido tocados por nuestras autoridades, en el caso de la agenda binacional, pero un tema que se ha venido alargando sin la atención necesaria ha sido el de la migración, a no ser que se hable del muro tan prometido.

La migración internacional es uno de los grandes fenómenos globales de nuestros días; la mayoría de los movimientos poblacionales en todas las regiones geográficas del mundo obedecen a motivaciones vinculadas con la búsqueda de mejores condiciones de vida.

Se trata de un fenómeno complejo y cada vez más dinámico, que lo mismo genera costos que beneficios; EU y México comparten una gran historia al respecto, a pesar de que la tendencia fue abandonar el tema a la ley de la oferta y la demanda estadunidense. A mediados de la década de 1980, EU pareció desarrollar un sentimiento antimigrante, el cual se muestra bajo la promulgación de varias leyes en su contra y cada vez más radicales como lo hemos venido observando últimamente.

Los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 fueron factor determinante en la relación bilateral entre EU y México con respecto al tema, pues al verse vulnerados en su propio territorio, el tema migratorio se convierte en tema de seguridad nacional para ellos, echando por la borda los avances que, por lo menos en el discurso, se tenían con nuestros vecinos del norte.

No es necesario mencionar las grandes entradas de dinero que este fenómeno le reditúa a México; tampoco es necesario mencionar todas las penalidades que los migrantes pasan al cruzar la frontera norte, ni la desintegración familiar que se genera por la partida de nuestros paisanos buscando un mejor nivel de vida; pero sí es necesario mencionar que la migración de mujeres que buscan el sueño americano ha subido en porcentaje más rápido que el de los hombres, con toda la problemática social que ello conlleva.

Es entonces imperativo que las mujeres en México luchen por generar oportunidades en sus lugares de origen; ya no es tiempo de esperar a que se las ofrezcan; deben mostrar a la sociedad que organizadas tienen la capacidad de transformar nuestra realidad, como lo hicieron las adelitas en la Revolución, pero ahora no como compañeras del revolucionario, sino como generadoras mismas de la revolución, y no sólo en lo económico.

La inclusión de la mujer en todas las áreas de nuestra sociedad ha demostrado que son generadoras no sólo de riqueza, sino también de cambios políticos y sociales. Veremos seguramente en 2018 una participación muy activa de la mujer en las elecciones de México; y son las mujeres migrantes quienes llevarán el consejo a sus familias en México de por quién votar, consejo que será escuchado, pues son ellas las que han estado manteniendo a sus familias con el trabajo que realizan en el vecino país del norte. Veremos un fenómeno que en Proyecto México Migrante hemos denominado voto aconsejado, definido en su mayoría por mujeres migrantes como ya lo hemos visto en elecciones intermedias.

Tiempo al tiempo.

By | 2017-06-02T00:08:29+00:00 June 2nd, 2017|Categories: Uncategorized|0 Comments

About the Author:

Mario David Ventura Mondragón
Presidente Nacional del Proyecto México Migrante.

Leave A Comment